Banner
Nombre:
Email:
 

Home

 
 
 
¿La primogenitura o un plato de lentejas?
Noticias
Escrito por Administrator   
Martes, 29 de Julio de 2014 20:25

 

Seguramente si te hago esta pregunta me responderías que la primogenitura. Aún sin estar muy seguro de que se trata, suena más profundo o interesante. La misma pregunta se la hicieron a Esaú en el libro de Génesis en el capítulo 25 y versículos del 29 al 34. Esaú, siendo el hijo mayor, no tuvo problema en cambiar su primogenitura por el plato de lentejas.

Según wikicristiano.org la primogenitura en el tiempo bíblico significaba: “Derechos o privilegios que corresponden al hijo mayor. De acuerdo con la ley hebrea, esto le permitía: 1. Suceder a su padre como jefe de la familia. 2. Heredar una porción doble de los bienes de su progenitor.”

Aunque te parezca absurdo, constatemente cada uno de nosotros toma la decisión por las lentejas. Si, prefieres lo que inmediatamente te satisfaga. No pones en la balanza que es lo perdurable y sostenible. No analizas que es lo que, a la larga, más te conviene. Prefieres satisfacer tus vanales deseos del momento. No te importa las implicaciones que esto conlleve. Una noche de sexo por el mero placer. Aceptar un negocio nebuloso porque representará una jugosa ganancia. Ponerle sancaida a otro para obtener una mejor posición. Nunca olvides que: todo lo que sube tiene que bajar...

Te invito a que antes que tomes una decisión pensando en tu necesidad inmediata pongas por delante un plan a largo plazo. Que lo que hagas hoy sea una consecución de decisiones que te lleve a un fin mayor. Pero, por sobre todas las cosas, te exhorto a que pongas cada uno de tus planes en las manos de Dios. ¿Quién más que Él para saber lo que más te convenga? ¿Quién más que Él para darle más importancia a lo perdurable que a lo circunstancial?

‬"Confía en el Señor con todo tu corazón, no dependas de tu propio entendimiento. Busca su voluntad en todo lo que hagas, y él te mostrará cuál camino tomar. No te dejes impresionar por tu propia sabiduría. En cambio, teme al Señor y aléjate del mal." (Proverbios‬ ‭3‬:‭5-7)

En 1 Pedro 1:4 nos dice que Dios por su misericordia nos hizo renacer a la esperanza de la resurección para una herencia que está reservada en el cielo pura y sin mancha que no puede cambiar ni deteriorarse. No desvíes tu mirada de esta hermosa herencia y deja a un lado la satisfacción de los deseos temporales que, aunque satisfagan por un momento, te desvían de lo mejor.

Última actualización el Jueves, 31 de Julio de 2014 21:05
 
 
NewLife_tv